Buscar en nuestro blog:

lunes, 6 de enero de 2014

Hablemos de Pintura, con Carlos Llanos







Carlos  Llanos, uno de los grandes pintores uruguayos de “Taller”, llega veinteañero al Taller de Torres García. En referencia a este hecho de gran significación en su formación como artista, ha dicho: “no lo conocí a Torres. Soy el primer alumno de la segunda generación. Es decir, Torres murió en agosto de 1949 y yo entré al taller en octubre”.

De aquella época no solo está la impronta directa de aquellos primeros pasos… sino las vivencias concretas; “me hice amigo de Horacio Torres - el hijo - que no daba clases, no enseñaba. Pintaba, nomás. Pero nos hicimos muy amigos, él era tres años mayor que yo. Yo soy del ?30 y Horacio es del ?27, más o menos. Con Horacio conversábamos mucho. Me pasaba todos los datos de lo que se había hecho”. También recuerda a Gurvich, “cuando yo entré al taller, él ya hacía cinco años que venía “pedaleando”. Con Gurvich éramos compañeros del taller. Él tenía cuatro años más que yo y hablábamos casi siempre de pintura. Recuerdo que en una oportunidad me preguntaron: “¿usted era alumno de Gurvich?” “No, no. Yo era amigo de él. Pero lo respetaba y lo consideraba porque, cuando hablaba, me enseñaba”. 

“En mis épocas veinteañeras lo quería todo. ¡Y salí con un impulso bárbaro! ¡Me copó el taller de Torres García en el sentido de la claridad que tenía para todo! Todos decían: “ah, ustedes que hacen pescaditos y tienen la pintura gris y todos pintan…” Yo no me ponía a renegar de que dijeran lo que dijeran, porque a mí me servía la claridad que había para los planteos de pintura. Sobre todo en el realismo. La pintura del paisaje, del paisaje urbano, los puertos, naturaleza muerta, pintura de objetos, los temas tradicionales. Yo decía “¡Pero qué bárbaro esto que me está diciendo Gurvich, o me está diciendo Fonseca, o me está diciendo Augusto Torres!” En esta entrevista con La ONDA digital Llanos recuerda, “yo tuve un período de 15 o 20 años de todas cosas abstractas. Formas abstractas y desarrollo del arte constructivo”. 

“Yo trabajo por temas. Por ejemplo: las plazas, que son todo un motivo, todo un tema. Son todas composiciones en perspectiva todas inventadas por mí, a no ser los temas tradicionales. Figuras compuestas, paisajes, naturalezas muertas - yo les digo “objetos”, nada más -, imágenes del taller, imágenes recurrentes, imágenes, todo por temas”.

“Al principio yo pintaba unos cuadros que eran unas pastorales, unas mujeres en el campo y después se fueron convirtiendo en una especie de grafismos”.

“Me considero un tipo que ha estudiado muchísimo la luz. Mis cuadros de la luz, han sido cuadros iluminados, con los objetos, con lo que sea”, afirma en el diálogo, a la vez que habla con admiración de este tema en los clásicos, “Háblame de la luz de Velázquez; háblame de la luz de Vermeer; háblame de la luz de Rembrand, háblame de la luz de Piero de la Francesca, háblame de la luz de los españoles…”.

Llanos que nació en Melo en 1930 remarca que su postura al pintar “es la clásica: el mazo de pinceles en la izquierda y la paleta en la mano, lo aprendí mucho con Horacio Torres que era un mago. Hoy tengo buen oficio. El oficio tradicional, con la paleta en la mano. Esto es lo que se ha perdido. . .”

Con más de 60 años como creador Llanos tiene un largo camino recorrido en las artes plásticas uruguayas. Sus obras hoy se encuentran entre otros lugares en el Museo de Arte Moderno de Madrid, en la Rose Freid Gallery de EEUU. y en museos y colecciones particulares de Argentina, Uruguay, España y los Estados Unidos. En Uruguay en el Centenario del Liceo Juana de Ibarbouru de Melo se le realizó un homenaje y fue galardonado con el premio Azor por su trayectoria y aporte cultural a la ciudad de Melo. También en el 2011 expone en el Centro Cultural de San José. Con anterioridad había expuesto en la Bienal de San Pablo, en el Instituto de Arquitectos de Porto Alegre, en Brasil y en el Museo de las Américas de la OEA en Washington, DC.

En este diálogo con La ONDA digital en mayo del 2011, recuerda que ha realizado “42 exposiciones individuales, todas con más de 25 cuadros. Entre éstas expuse en América Latina y en la Cumbre de la Unión Europea”. Hablando del largo recorrido como pintor y los sujetos de su pintura recuerda cuando pintaba desde las cercanías del Puerto de Montevideo; “Yo estaba pintando algo que amo, que son los Puertos, la pintura al natural, tenía la pieza del puerto donde habían vivido Alpuy y Fonseca. Abría la ventana y veía las chimeneas del “Augusto” y pintaba estas figuras del primer plano. Cuando empecé a pintar las figuras del primer plano, hasta pinté un cuadro grande sólo de figuras. Y cuando empecé a trabajar con la figura humana, me cambió todo. (…) No sabía dibujar la anatomía completa, pero tenía dibujos que me servían para pintar. Porque si empiezo a estudiar anatomía y hacer figuras musculosas y todo eso, terminas cayendo en otra. Mi figura es muy simple. El dibujo recorre las figuras y no hay búsqueda de la clavícula, como en los dibujos académicos. Los ritmos son las apoyaturas de las formas. Es un sistema de relaciones de ideas, donde primero ha de darle bien a la pintura y después se entra en el tema o en lo que uno quiera. Pero es necesario pintar bien el cuadro, no hacer un disparate de desbordar formas. Es preciso pintar el cuadro y después pintar el tema y el sistema. Primero el sistema o la calidad de la pintura y después, si querés pintá una mujer.”

“Cuando uno está pintando se va entusiasmando y ve alguna figura que la toma como figura central, sobre la que tiene más interés. Parece que uno se mete dentro de una idea. Por eso, el origen de un cuadro es muy especial. Yo, lo que sé, es que en lo que yo hago, los cuadros están muy encadenados. Pocas veces entro al taller con el clásico: ¿qué hago? No, no. Siempre el trabajo está muy encadenado. Una figura con otra”.

Una de los rasgos más significativos de la pintura de Llanos es la vitalidad que tienen en ésta los seres humanos. “Porque lo que quiero, es que la figura tenga expresión, que se exprese. Porque ¡dejo el alma dibujando a esas mujeres! Y no las encaro por su anatomía, porque si fuera otra pintura, aquí hay un músculo u otra cosa. De los senos sale un redondel”.
fuente: http://www.laondadigital.com

3 comentarios:

  1. Este hombre ha sido excepcional y no estoy refiriéndome sólo a su arte. Fui su alumno y les aseguro que fue un gran maestro de la vida.

    ResponderEliminar
  2. tambien yo fui su alumna, fue increíble, y así lo recordaré siempre.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Por contacto con el Centro, comuníquese al teléfono 4479 6492 o ceculapaloma@gmail.com